"La mirada del artista puede ser crítica, pero no es nunca acusatoria ni resentida." Roland Barthes

domingo, 22 de marzo de 2015

La historia de un soldado



A la derecha, Fundación Proa. A la izquierda, un largo desfile de treinta y sietes, veintes y sesenta y cuatros que iluminan la calle empedrada. Más allá, el río y su perpetuo movimiento. Por encima, el cielo que comienza a oscurecerse. En frente, La historia de un soldado.


En el Teatro Caminito se desarrolla esta obra compuesta por Stravinsky y escrita por Ramuz, que por estos días cobra cuerpo en una puesta magníficamente despojada, acorde al espíritu itinerante original de la pieza, pero también fácilmente asociable con el ideal del teatro pobre de Grotowski.

La palabra lleva la mayor parte de la historia que, sin embargo, se permite también momentos de movimiento puro, dejando las riendas del relato a una danza que, en otros pasajes, se limita a ilustrar la narración.La música también tiene sus momentos protagónicos en los que despliega una serie de piezas inspiradas en coloridas danzas típicas.

El conjunto resulta en una combinación amena de relato y música de tintes populares en palabras, cuerpos e instrumentos sofisticados, con una puesta casi transparente, que permite verlo todo y construye la fantasía a partir de sus elementos mínimos: movimientos precisos, interpretación musical ajustada y una actuación maestra que encuentran al espectador a mitad de camino para dejar en sus manos la posibilidad de sumar elementos a cada escena con su imaginación.

La experiencia es particularmente bella por su sencillez y por la excelencia de las interpretaciones, que hacen justicia a un texto, una partitura y una coreografía cautivadoras.


LA HISTORIA DE UN SOLDADO 


Magallanes y Valle Iberlucea (CABA)
13, 14, 15 20, 21 y 22 de marzo a las 19 hs.
Entrada libre y gratuita por orden de llegada.
Se cancela por lluvia.
Narrador: Pompeyo Audivert.
Músicos: Federico Landaburu (Clarinete), Ezequiel Fainguersch (Fagot), Osvaldo Lacunza (Trompeta), Axel Juárez (Trombón), Bruno Lo Bianco (Percusión), Daniel Robuschi (Violín) y Carlos Vega (Contrabajo).
Bailarines: Paula Almirón , Ramiro Cortez y Juan González.
Traducción (del original de Charles Ferdinand Ramuz): 
Beatriz Sarlo.
Coreografía: Edgardo Mercado.
Iluminación: 
Facundo Estol.
Vestuario y Escenografía: 
Minou Maguna.
Dirección Escénica: Martín Bauer.
Dirección Musical: Santiago Santero.