"La mirada del artista puede ser crítica, pero no es nunca acusatoria ni resentida." Roland Barthes

martes, 21 de octubre de 2014

Solos al baile

Solos al baile transcurre en la ciudad moderna. ¿Dónde, si no, es posible estar solos y rodeados de la multitud? Entre las caminatas aceleradas, dos se mueven lentamente. ¿Quiénes están solos? Todos ellos y ninguno.

Las pelotitas que salpican errantes el fondo de la escena anuncian la dispersión. El baile se diversifica en dos planos: en el primero de ellos, es el placer solitario en la intimidad del hogar. También es el encuentro de dos que se buscan, un encuentro romántico o erótico. También es destreza, demostración de virtuosismo y atrevimiento, acaso entretenimiento. También es competencia, juego y batalla para ganar.

En el otro plano, es las muchas resultantes de las combinaciones posibles entre cuerpos diferentes. Alturas, formas, formaciones, todas diversas, intercambian pareja y de cada encuentro surge algo único, algo que ninguna otra combinación de cuerpos puede lograr, por más que se parezcan.

Todo empezó en una milonga que suena a Barroco tardío. En las milongas, un cuerpo lleva al otro, pero en esta milonga en particular, los dos se llevan y se traen entre sí, y llevan a los espectadores.

Como en muchas casas, tenemos una sobremesa para charlar con los bailarines y la coreógrafa, Gabriela Prado. Aunque tímidas, las palabras sobre la experiencia llegan y son bienvenidas. Uno de los espectadores dice algo maravilloso (y si se identifica a sí mismo en este texto, que por favor me avise para agradecerle especialmente): las pelotitas que emergen del movimiento de un vestido permiten leer una multitud y unos compañeros de baile que también surgen del movimiento de una mente. Al fin y al cabo, nos relacionamos con los demás solo si podemos imaginarlos, creer que los conocemos y los entendemos. Creer que podemos llevarlos y dejarnos llevar. Por eso, siempre vamos solos al baile.


SOLOS AL BAILE

Casa Nacional del Bicentenario
Domingos de octubre a las 19 hs.
Entrada libre y gratuita